Peeling

Peeling

¿Qué es un Peeling?
Literalmente, la palabra peeling significa pelar o decapar.
En dermocosmética, es aquello que produce una renovación celular acelerada de las capas de la piel con fines tan diversos como la limpieza, nutrición, hidratación o disminución de los signos del envejecimiento (manchas, arrugas, falta de luminosidad etc.)
Los peelings químicos, utilizan diferentes tipos de ácidos (glicólico, salicílico, pirúvico, tricloroacético, etc.) para conseguir dicha descamación.

Según la profundidad a la que actúen podemos clasificarlos en superficiales, medios y profundos:

·Superficiales: produce una destrucción del estrato córneo y parcial de la epidermis.
Cierran los poros dilatados, aportan uniformidad al tono de la piel y un aspecto más juvenil y saludable. Ayudan a controlar las secreciones sebáceas y por tanto el acné.

·Medios: provoca una destrucción total de la epidermis y total o parcial de la dermis papilar.
Están indicados en casos de envejecimiento solar o tóxico, ya que actúan sobre las arrugas finas y las manchas. También se emplean como paso previo o complemento en muchos tratamientos de rejuvenecimiento.
Estudios clínicos recientes han demostrado el efecto que estos peelings tienen sobre la dermis, induciendo la formación de nuevo colágeno (neocolagénesis). El tratamiento transforma la piel de forma radical al promover un brillo saludable y juvenil, al suavizar las arrugas finas y al mejorar y unificar el tono.

·Profundos: El peeling de fenol es el tipo más fuerte de peeling químico para la exfoliación de la piel.
Induce una destrucción total de la epidermis y de la dermis hasta el estrato reticular medio produciendo una renovación total de la misma.
Sin embargo, el proceso de recuperación para el peeling de fenol es largo e incómodo en comparación con las otras exfoliaciones químicas más suaves.

En Resumen: Los peelings nos ayudan a acelerar la exfoliación natural de la piel, es decir, se favorece la eliminación de células muertas y se promueve la regeneración celular incrementando la producción de colágeno. Se consigue una piel sana, tersa y libre de impurezas.